¿Pa`donde va mi lancha? Pa` Chiloé va - #BloggersChile





He sido la peor bloggera del mundo, lo reconozco inmediatamente y me arrepiento.

Así es, he sido la peor, creo que hace ya dos meses que los tengo botados y no les mentiré. No ha sido por crisis narrativa ni nada por el estilo, sino porque de la nada me desconecté de todo, de las redes sociales, de snapchat y por supuesto tambièn de blogger. No me excuso ni nada, pero no sé ni cómo sucedió, simplemente me desconecté y créanme que fue lo mejor que pude haber hecho. Me sirvió un montón. 
No les hablaré de "encontrarse a sí mismo", de la "cultura digital", ni nada, porque realmente no fue eso, sino que simplemente me sirvió porque no anduve con la necesidad de tener mi celular a mi lado por mucho tiempo. 
Me logré logre desconectar, pero ya era hora de volver no creen?

Esta vez vengo a uds. con el colaborativo de todos los meses con #bloggersChile y el tema de este mes, es el viaje. 
¿A quién no le gusta viajar? Tomar sus maletas, cámara en mano, o simplemente con lo puro puesto (ok no, lo reconozco, jamás lo he hecho, pero ganas no me faltan jajaj) y hoy quisiera hablarles de las mejores vacaciones que he tenido, hasta ahora. Rapa Nui, espérame!

Hace dos años pude por primera vez financiar unas vacaciones para mí mamá y para mí. Si sé que suena súper penoso, pero me refiero a que lo financié y organice 100%. Y no lo digo como para sacar en cara, ni nada por el estilo, sino porque al fin pude ser organizada y aperrada. Por primera vez tomé la iniciativa. 
Otras veces salíamos de vacaciones o salía con mis amigas, pero siempre habìa financiamiento compartido, pero esa vez fue diferente, me sentì adulta por primera vez. Super loco, pero muy sincero. 


En esa oportunidad fuimos a Chiloé. Ya habíamos ido mil veces a Chiloé por lo que no era novedad, para nada, de hecho cuando vivía en Santiago, varios veranos fuimos a Castro a visitar a mis tíos. Pero a pesar de eso, no fue nada aburrido, sino que fue como una oportunidad a disfrutar aún más, porque conocíamos muchas cosas y sabíamos dónde queríamos ir. 


Fuimos por una semana, pero fue la mejor semana. De hecho creo que fue tan especial para mí como también para mí mamá. Antes de continuar, les cuento que soy hija única y mi madre, es mamá soltera, por lo que nuestra conexión es bastante fuerte. 
Llegamos un miércoles, porque según recuerdo mi mamá trabajaba esos días. Nos fuimos súper temprano desde Puerto Montt, para así aprovechar cada minuto del día. 
Una de las cosas de las que más me encantó de este viaje, es el cruzar el canal de Chacao, porque uno debe pasar en un "transbordador" o "ferry" (creo que así le llaman) porque se ve el mar de una manera tan completa. A mí mamá le carga, porque le da mucho miedo, pero a mí, mientras más se mueva mejor. Disfruto mucho esa parte, porque uno puede subir a la parte más alta y ponerse a lo Rose de Titanic a esperar que el viento acaricie tu rostro y también gritar que soy el rey del mundo, así mismo como Leo Dicaprio. 


Una de las cosas que más recuerdo del viaje, es también la oportunidad que tuve de conversar con mi  madre más profundamente. Vivimos juntas, por lo que tiempo para hablar siempre hay, pero en ese viaje creo que nos conocimos como mujeres. O mejor dicho ella descubrió que ya no soy la niña que ella pensaba, como que logró verme como adulta y como una persona totalmente independiente y con el cordón umbilical cortado hace rato. 


Me gustaron las conversaciones nocturnas, los silencios durante el día, mientras observábamos el no ver de la ciudad. 
Amé cada minuto de se viaje, en serio, fue tan lindo. 

Los paisajes de Chiloé son realmente lindos, ya sea por la naturaleza, por la arquitectura, costumbres, mitos y leyendas, la belleza de Chiloé es única. 

La isla tiene muchísimas historias que viajan de boca en boca, transformándose, tomando un poco de cada persona que trasmite la historia misma y eso es algo que solo se puede producir en una isla tan mágica como Chiloé. Y cuando hablo de magia no me refiero a los magos y brujas que todos dicen que se encuentran en Chiloé, sino de ese chispa especial que sólo un ambiente como Chiloé puede entregar. 


Mi vida fue tan simple y completa en esa semana, algo cambio en mi ese año. Quizás me escucho exagerada o quizás medio curso, pero realmente fue así. Creo que es ese el propósito de cada viaje en la vida. 
Más allá de conocer lugares y culturas nuevas, que la verdad es exquisito, sino que conocer áreas de nuestras almas y de las de nuestros amados que en otro tiempo, en otra ciudad, en otro momento, se desconocen totalmente. Ese descubrir es lo que marca un viaje como exitoso o nefasto. 


Para mí ese viaje fue especial en todos los sentidos.
Y ustedes, ¿tienen un viaje especial? ¿El qué recuerden con el corazón?





¿Quieres ver más? Puedes ver las propuestas presentadas por los otros blogs aquí:




6 comentarios:

  1. Naaa!!! yo también escribí de mi viaje a Chiloé <3 que bella coincidencia y que hermoso lugar ! me encantó leer tu nota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Olga!
      La verdad es que la magia de Chiloé enamora!

      Eliminar
  2. Yo amo leer entradas de viajes porque siento que conozco un poco más de todos lados en vez de pensar que lo hacen con la gracia de sacar "pica".
    ¡Saludos y lindo viaje!♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había pensado lo "de sacar pica" jajaj, pero puede pasar.
      Chiloé es hermoso, si tienes una oportunidad debes ir :)

      Eliminar
  3. Es una señal! Pa Chiloé es la cosa... me encantó, quiero ir y conocerlo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que! Es hermoso, encantador y con paisajes hermosos!

      Eliminar