¡Me estoy convirtiendo en mi mamá! - #BloggersChile




Una vez más nos hemos dado cita con #BloggersChile y este mes les traemos propuestas referentes al "día de la madre".

En #BloggersChile encontrarán una variedad de temas relacionados con el día de la madre, desde panoramas, recetas, experiencias, outfits y más. Y mi propuesta es la siguiente.

¡Me convertí en mi madre!

Durante toda mi infancia, durante todos los retos de mi madre y frases repetitivas, siempre pensé: "yo no seré así". O incluso cuando creía que mi madre me había retado injustamente, siempre pensaba "yo no seré así con mis hijos", "no quiero ser así", "no seré como mi madre" Pero hoy, a mis veintitantos años me he dado cuenta que tengo gran herencia de mi madre y no solo hablo de los rasgos físicos, sino que de carácter y forma de ver la vida. 



Aun no soy madre, pero soy tía y también trabajo toda la semana con niños no mayores de cuatro años y créanme cuando les digo que muchas veces, después de decir una frase, me encuentro en una pequeña pausa cerebral y digo: "me estoy convirtiendo en mi madre".

Cuando digo que me estoy convirtiendo en mi madre, no lo digo de mala forma, ni con rabia, ni con tristeza, sino qué a medida que he ido creciendo y a la vez madurando, he logrado entrar en un estado de conciencia real de ¿quién soy? O ¿En quién me estoy convirtiendo?.

Hoy me miro en el espejo y ya no solo veo a Carolina, sino que veo los ojos de mi madre, las arrugas floreciendo en el mismo lugar de la arruga pronunciada de mi madre. Veo una sonrisa hermosa, la misma sonrisa que me despertaba de niña y la misma que me recibe hoy en día después de una larga jornada de trabajo. 
Poco a poco veo como mi rostro se va convirtiendo en un rostro no desconocido para mí, se va convirtiendo en el reflejo de una generación tras otra. No solo veo el rostro de mi madre, sino que veo ese rostro tan deseado de mi abuelita y a pesar de que cuando era niña, me cargaba la idea de parecerme a ellas físicamente, y me cargaba simplemente porque no quería llegar a vieja o solo ya no quería oír "son igualitas". Hoy miro con orgullo el reflejo de mi rostro, porque ya no me veo solo a mí sino que veo tradiciones, veo costumbres, veo caricias y regaloneos que jamás desaparecerán de mi corazón. 



Hoy me encuentro acariciando a niños que no son mis hijos, igual a como lo hace mi mama, me encuentro tratándolos con las mismas frases que mi mamá usa con tanta dulzura. Hoy aconsejo a mis amigos de la misma forma en que lo hacía mi mamá en mi mejor época adolescente. 

Aún no tengo hijos, pero algún día tendré, no estoy apurada, pero cuando los tenga, desearía ser aunque sea la mitad de lo que hoy es mi madre. Una mujer esforzada, que como muchas más, tuvo que luchar sola por la vida y nunca se quejó. Una mujer que debía de ser trabajadora, terapeuta, sicóloga, madre de niños que no son sus hijos, relacionadora pública y después de las 10 pm debía ser madre y si quedaba un poco de tiempo podía ser mujer. 
No estoy diciendo que mi madre es "sor madre", ni que es la "supercalifragilistica" madre, sino que todos los detalles, todas las consideraciones, todas las frases repetitivas, todas las miradas de reprensión, todo hoy es parte de mi. Aprendí de ella y lo asumí como propio, hoy cuando le digo a algún niño "mi amor" ya no reaccionó con repulsión a la dulzura excesiva como antes, sino que puedo sentir el amor con el que mi madre lo decía. 
Cuando me encuentro abrigando a un niño en la garganta, ya no pienso que soy exagerada, sino que lo estoy cuidando. 

Me estoy convirtiendo en mi mamá y me encanta. Soy Carolina, la misma niña que mi madre crío, la misma niña que porfiadamente desobedecía a su mamá y creía que la engañaba. La misma niña que comía una tortilla de papas especial, sin cebolla, solo porque no me gustaba. Es niña soy yo, la mujer que se ha convertido en su madre, sin perder la esencia de quién es. He tomado lo mejor y lo peor de mi madre. Pero lo he tomado con gusto porque siempre la llevaré conmigo. 



Me estoy convirtiendo en mi madre y lo agradezco. 


Si quieres leer más propuestas, te invito a leer lo que #bloggersChile tiene para ti:


10 comentarios:

  1. Jajajjaja, que chistoso. Yo también creo que me convertiré en mi mamá.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola !! Sí, la verdad es igual cómico, nunca pensé en parecerme tanto a mi mamá.
      Saludos para tí!

      Eliminar
  2. Que lindas palabras... es un buen homenaje a nuestras madres parecernos tanto. Aunque en mi opinión hay ciertos patrones que es mejor modificar, siempre con respeto y amor, para no seguir repitiendo con nuestro hijos y así sucesivamente.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! ... toda la razón, hay cierto patrones que definitivamente hay que evitar y modificar, pero también reconozco que muchas que así como heredo lo bueno, a veces heredamos algunas mañas jejeje.
      Besos linda!

      Eliminar
  3. eso es un honor, sin duda
    un beso hermosa, tremendo mensaje

    http://cynabmakeup.blogspot.cl/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te gustó!
      Un beso gigante para ti.

      Eliminar
  4. Hola
    Que linda entrada de blog!!! Me encanto demasiado, me pasa lo mismo cuando pequeña no queria ser como mi mamá , pero poco a poco voy siendo un poco mas ella porque la admiro en el fondo!!!

    Saludos linda y que tu madre tenga buen dia en su dia 💖💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegra mucho que te gustara la entrada.
      Jamás pensé en parecerme a mi mamá, de hecho siempre planeaba no hacerlo, pero fue inevitable.
      También admiro a mi mamá <3

      Gracias, le diré a mi madre.
      Saludos!

      Eliminar
  5. que ternura la primera foto :)
    creo que todas nos parecemossss en algo a nuestrasss mamas jiji
    bessos caritoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo exactamente el momento en que me sacaron esa foto jajajaja, pa variar enojada.
      Besos linda !

      Eliminar